Qué es el 70 mm, el formato favorito de Christopher Nolan

Este formato de pantalla ancha nos recuerda que la ambición del cine ha sido, desde el principio, contar historias emocionantes en grande. Y no esconde su tendencia a la monumentalidad, tal cual se aprecia en películas como "Oppenheimer".

Cine 28/07/2023 Equipo Galaxia Viral
Nolan filma Oppenheimer
Christopher Nolan dirige a Cillian Murphy durante el rodaje de "Oppenheimer".

Desde hace más de un siglo, el formato más habitual para filmar y exhibir las películas ha sido el de 35 mm. Sin embargo, existe un formato fotográfico más grande, que permite mayor nitidez y un registro más preciso de las imágenes: Es el 70 mm.

Este formato es sin duda el más adorado por los cinéfilos y por el director británico Christopher Nolan.

Además de ser un formato de prestigio, es objeto de fantasías por sus extraordinarias dimensiones y por la calidad de imagen que ofrece, muy superior a otros formatos. 

El 70 mm también nos recuerda que la ambición del cine ha sido, desde el principio, emocionarnos con historias contadas en grande. Y no esconde su tendencia a la monumentalidad, tal cual se aprecia en películas como "Oppenhimer", de Nolan (en la foto).

Oppenheimer 3

Las primeros ensayos de gran formato se remontan a los inicios del cine. Los hermanos Louis y Auguste Lumière intentan proyectar imágenes de 75 mm en la Exposición Universal de 1900, en París.

Pero el verdadero nacimiento del 70 mm tiene lugar en 1911, en Italia, gracias a un técnico pionero llamado Filoteo Alberini, que inventa este formato que ofrece una calidad de imagen “verdaderamente fabulosa”, según afirma Laurent Mannoni, director científico de patrimonio de la prestigiosa Cinemateca Francesa.

Este gran formato es luego explorado por los estudios de Hollywood durante las décadas de 1920 y 1930, en particular con la película "The Big Trail", dirigida por Raoul Walsh en 1930, un western épico sobre la conquista del Oeste que es el primer filme protagonizado por John Wayne, y algunas de cuyas escenas fueron rodadas en 65 mm.

“Desgraciadamente, la crisis económica de los años 30, las dificultades par exhibirlas y finalmente la complejidad inherente al gran formato (modificaciones de toda la cadena de revelado, impresión, secado, sin olvidar las pantallas de las salas), precipitan la caída de las primeras películas de 70 mm", cuenta Laurent Mannoni.

El auge de los 70 mm

La explosión y generalización de los 70 mm realmente tiene lugar en la década de 1950, cuando los estudios hollywoodenses compiten en ingenio para contrarrestar el creciente poder de la televisión, que alejaba a los espectadores de los cines ya que los hacía quedarse en la casa.

Las innovaciones se suceden en esos años. Surgen el Cinerama, Cinemascope, VistaVision, el 3D, los autocines e incluso Odorama (cine fragante).

Un inventor, Michael Todd, une fuerzas con el laboratorio de American Optical Company en Rochester para desarrollar el Todd-AO, que permitir la generalización del formato de 70 mm en los cines de Estados Unidos.

Características técnicas

Es importante señalar que, cuando se habla de 70 mm, el negativo es de 65 mm.

En el rodaje se utiliza una película de 65 mm de ancho con cinco perforaciones de la imagen, que mide 23 mm de alto por 54 mm de ancho, a razón de 2,35. En el momento del revelado y la impresión es que las copias se imprimen en película de 70 mm, y los 5 mm adicionales se reservan para las seis pistas magnéticas de sonido estereofónico.

Para evitar parpadeos, la velocidad de proyección se incrementa a 30 cuadros/segundo en las primeras producciones del género.

70 mm, formato para amantes del cine

Tras el musical "Oklahoma!", de Fred Zinnemann, en 1955, primera película que utiliza este nuevo proceso a lo largo de toda su duración, se suceden famosas cintas destinadas a la monumentalidad, desde "Ben-Hur", de William Wyler (1959) hasta "Aeropuerto", de George Seaton (1970).

También se realizan en 70 mm "La caída del Imperio Romano", de Anthony Mann (1964) y "2001, odisea del espacio", de Stanley Kubrick (1968, en la foto). Las salas están equipadas ahora con pantallas gigantes, altavoces de gran potencia y proyectores Todd-AO de 650 kilos!

2001, odisea del espacio OK    

El formato luego pasa de moda en los años 80 y 90, en gran parte a causa del coste de las producciones, que es prohibitivo, al igual que el equipamiento que requiere.

Una solución económica consiste a veces en “inflar” ciertas películas rodadas en 35 mm y así ampliarlas a 70 mm, si bien ese proceso conlleva un pérdida de definición de la imagen. Este es el caso, por ejemplo, de "El cardenal" (1963), de Otto Preminger.

En los últimos años, cuando lo digital parecía haberle ganado la batalla al cine, el 70 mm ha vuelto con fuerza, gracias a la tozudez de un puñado de cineastas apasionados por las posibilidades que ofrece este formato. Entre ellos figuran Paul Thomas Anderson con "The Master" (2012), Quentin Tarantino con "Los ocho más odiados" (The Hateful Eight, 2015), y por supuesto Christopher Nolan , realizador de películas como "Interstellar" (2014) y "Oppenheimer" (2023), que está filmada íntegramente con el sistema IMAX.

Hay más que un gesto nostálgico en la elección del 7'0 mm por parte de de estos cineastas-cinéfilos. Se trata de un deseo de introducir a una nueva generación en los placeres de la pantalla ancha y de una experiencia cinematográfica total, inmersiva y absoluta.