Con jóvenes cantantes y músicos, ópera de Mozart ambientada en Chiloé triunfa en Santiago

En un colmado Centro de Extensión del Instituto Nacional (CEINA), se estrenó en Santiago el nuevo proyecto de la compañía Lírica Disidente, titulado "Una ópera mágica en Chiloé". Es una adaptación para toda la familia de la precoz obra de Mozart, "Bastián y Bastiana".

Cultura 31/07/2023 Cristian Cristino
Bastian y Bastiana 4
Millaray González Soto (soprano), Cristóbal Álvarez (tenor), Aníbal Fernández Caqueo (bajo) y la actriz Isidora Gazmuri.

Esta producción de la compañía chilena Lírica Disidente traslada la acción de la obra de Mozart a un bosque mágico de Chiloé.

En él conviven los humanos (Bastiana y Bastián) con personajes fantásticos. Uno es el mago Colás y la otra es La Voladora (versión suavizada de la bruja mensajera de la mitología chilota), que es un aporte realizado por Ignacio Ramírez, director escénico del montaje, para disponer de una narradora que ponga en contexto la escena, que corrija los equívocos de los demás personajes y que entregue al público con claridad las lecciones de la historia (si bien por momentos lo hace con poca sutileza y a ratos llega a ser machacante).

Esta gran responsabilidad escénica de encarnar a La Voladora fue servida con excelencia por la actriz Isidora Gazmuri, quien despliegó todos sus recursos y consiguió generar empatía y un diálogo fluido con el animado y participativo público que llenó la sala principal del Centro de Extensión del Instituto Nacional.

La incorporación de este personaje también ayuda a sobrellevar uno de los mayores problemas de este proyecto, que es el uso idioma español para la ópera. Si bien éste no impide su traspaso al canto lírico, el canto en español resulta poco entendible y ajeno en la articulación italiana de la técnica del canto operístico.

Trío de voces solistas

En los roles solistas de esta "Ópera mágica en Chiloé", figura un trío de excelentes y jóvenes cantantes; todos con voces bellas. En esta producción cantan con micrófonos, lo que impide apreciar la manera en la que el sonido recorre la sala de forma natural, lo que constituye uno de los elementos más “mágicos” y únicos de esta forma de arte. Sería ideal escucharles sin amplificación, en una próxima función. 

En el rol de Bastiana, la soprano Millaray González Soto ofrece una comprometida creación de personaje, simpática y tierna a la vez, subordinando siempre su canto a la expresión actoral.

El tenor Cristóbal Álvarez, de muy bello color vocal, compone un extrovertido Bastián, con tintes clownescos. Como Colás, el mago, Aníbal Fernández Caqueo se muestra solvente en lo vocal y poseedor de una presencia escénica ideal para el personaje.

Bastian y Bastiana 1   

Exigente dirección escénica

El trío de intérpretes responde con creces a una dirección escénica exigente, poco usual para las representaciones de ópera en Chile. El trabajo de Ignacio Ramírez en esta área merece ser destacado, ya que propicia un espectáculo complejo (de alrededor de 70 minutos de duración) que nunca pierde la fuerza y que mantiene atentos a grandes y chicos.

El diseño de vestuario y escenografía de Valentina Maldonado del Otero es atractivo y colorido, directamente inspirado en el arte chilote, y cumple adecuadamente la tarea de construir un mundo que evoca desde la estilización el archipiélago de Chiloé.

Para el plano instrumental, este montaje cuenta con seis excelentes jóvenes músicos provenientes de la orquesta juvenil FOJI, dirigidos por el también jovencísimo Miguel Ángel Castro, que está siempre atento a los requerimientos de los cantantes y también dispuesto a interactuar lúdicamente con el personaje de La Voladora.

Si bien esta presentación no es “a prueba de puristas”, es exitosa dentro de sus propias reglas y objetivos, y se convierte en uno de los eventos operísticos más interesantes en lo que va del año.

La operación de intervención y apropiación del material original de Mozart da lugar a un espectáculo que cuestiona las ideas preestablecidas del malentendido amor romántico y que destaca la importancia de la comunicación en la construcción de vínculos sanos. También entrega herramientas simples pero eficaces contra el abuso infantil y  amplifica un necesario mensaje de cuidado del medioambiente.

Por cierto, un montaje de este tipo es una muy buena puerta de entrada al mundo de la ópera, que con experiencias exitosas como esta demuestra que no tiene por qué ser un arte reservado a las élites.

Bastian y Bastiana 3  

Sobre la ópera original

Con tan solo 12 años de edad, Wolfgang Amadeus Mozart presentó su tercera composición para el teatro lírico, "Bastián y Bastiana" en 1768 en Viena. Es una ópera en un acto de tema pastoral en formato Singspiel (que alterna diálogos hablados en alemán con números musicales de relativa sencillez en el mismo idioma).

Por lo que se sabe, la obra fue encargada por Franz Mesmer (el creador del mesmerismo, que años después será aludido por el mismo Mozart en "Così fan tutte") y estrenada en su casa. No hay certeza de que haya sido vuelta a representar en vida del compositor.

Tras casi un siglo y medio de absoluto olvido, la exhumación de "Bastián y Bastiana" ocurrió recién en 1890 en Berlín, y si bien no es esta una de las composiciones más populares del genio de Salzburgo, es un material excelente para el lucimiento de jóvenes artistas y para producciones emergentes como la ofrecida en esta ocasión por Lírica Disidente, destinada al público familiar y para muchos, primera experiencia con el género lírico.

"Una ópera mágica en Chiloé - Bastián y Bastiana" 

Autor original: Wolfgang Amadeus Mozart con libreto de Friedrich Wilhelm Weiskern y Johann Müller, revisado por Johann Andreas Schachtner, basado en la ópera "Les Amours de Bastien et Bastienne", de Marie Justine-Benoîte Favart y Henry de Guerville.

Traducción y Adaptación: Gonzalo Cuadra.

Dirección escénica: Ignacio Ramírez. Escenografía y vestuario: Valentina Maldonado del Otero. Realización escenográfica: Roberto Berner.

Cantantes: Millaray González Soto (soprano), Cristóbal Álvarez (tenor), y Aníbal Fernández Caqueo (bajo). Actriz: Isidora Gazmuri. 

Dirección musical: Miguel Ángel Castro.

Ensamble instrumental conformado por intérpretes de la FOJI: Violines: Tomás Samuel Ruz Fernández y Almendra Nicole Núñez Valdés. Viola: Alejandro Andrés Lazcano Muñoz. Cello: Anaís Catalina Prieto Torres. Contrabajo: César Alejandro Villagra Carreño. Teclados: Claudio Andrés Oliva Moreno.

Función realizada el 29 de julio de 2023, en el Centro de Extensión del Instituto Nacional, CEINA, en Santiago de Chile.

Fondo de Artes Escénicas, Línea de Creación y Producción de montajes escénicos, Convocatoria 2023.