La tragedia de Rigoletto adquiere una nueva significación en esta producción del Teatro Municipal de Santiago

Las funciones de esta producción escénica dirigida por Christine Hucke, que revitaliza el título verdiano y potencia la actual Temporada de Öpera del Teatro Municipal de Santiago, culminan el sábado 26 de agosto. El Elenco 2, que comentamos en este texto, está liderado por el excelente barítono georgiano Nikoloz Lagvilava en el rol del desafortunado bufón.

Cultura 26/08/2023 Cristian Cristino
RIGOLETTO 2
El barítono georgiano Nikoloz Lagvilava, como Rigoletto, y la soprano española Rosalía Cid como Gilda, su hija. Fotos de Patricio Melo.

Basada en una obra teatral de Victor Hugo, "El rey se divierte" (sobre la figura histórica del rey Francisco I de Francia), "Rigoletto" es la historia de un hombre que camina enfurecido por la vida y es víctima del despotismo que ―como expresa Hugo en el prefacio de la obra original―"odia al rey porque es rey, a los nobles porque son nobles y a los hombres porque no tienen una joroba en la espalda".

Esta es una ópera que nos habla de la impunidad de los poderosos, y también nos permite reflexionar sobre el machismo y sus violencias como frutos malignos de este mismo poder, algo que en esta producción se trasluce en el interesante trabajo de Christine Hucke en la dirección escénica.

Estrenada en Venecia en 1851, "Rigoletto", de Giuseppe Verdi (1813-1901), es una de las óperas más famosas del repertorio lírico de todos los tiempos.

Sus brillantes melodías (como la de la archiconocida "La donna è mobile") y su apasionante y drama, es un excelente ejemplo de la maestría del compositor italiano, dueño de un universo propio y fácilmente reconocible.

Trágico argumento

La trama de la obra gira en torno a Rigoletto, personaje que oficia de cruel bufón en la corte del Duque de Mantua. El Duque deshonra impunemente a las mujeres de la corte, lo que es celebrado por Rigoletto en la primera escena,. No obstante, cuando posteriormente la seducida es su hija Gilda, el bufón va a buscar una apasionada venganza, que se revelará inútil y profundamente dolorosa. 

El trío protagónico

En el rol titular de "Rigoletto", el barítono georgiano Nikoloz Lagvilava, fue el gran triunfador de la noche.

De color reconociblemente verdiano, Lagvilava se entrega a la obra con fuerza y aplomo. El lado más grotesco del personaje (un odiado bufón) está ausente en su caracterización, ya que el cantante le da total importancia al aspecto de padre amoroso y sufriente. Su actuación cobra vida de una manera casi eléctrica en las escenas con su hija, lo que lo hace conectar de forma directa y emocional con el público, que lo baña en ovaciones en el saludo final.

En el rol de su hija Gilda, la soprano española Rosalía Cid v de menos a más, avanzando progresivamente en un personaje que permite el lucimiento de las voces ligeras y ágiles, pero que asimismo exige espesor sonoro.

RIGOLETTO 4 

Luego de una hermosa interpretación de la célebre aria "Caro nome" (Nombre querido), del primer acto, su actuación y su bello timbre se ponen al servicio de una concepción más dramática del personaje.

Como el amoral duque, el joven tenor letón Mihails Culpajevs luce una bella voz que, a medida que sube en el registro, se impone con fuerza y llega al público con mucho expresión. Poco generoso en los agudos (quizás por los nervios del estreno), Culpajevs construye un Duque creíble, con buenas dotes actorales.

Voces chilenas

En el papel del sicario Sparafucile, el bajo chileno Jaime Mondaca se muestra seguro y explota todas las posibilidades de lucimiento que tiene este oscuro personaje.

Su hermana y colaboradora Maddalena,  cargo de la chilena Gabriela Gómez es el gran contrapunto vocal de los números del acto final, como en el trio "Somiglia un Apollo quel giovine" (Ese joven parece un Apolo), en el que se desata la macabra tragedia de esta historia.

En los otros roles secundarios destacan Francisco Salgado como Monterone (el personaje que desencadena la maldición que marca la vida de Rigoletto), Sergio Gallardo como Marullo, Constanza Olguín como la condesa Ceprano y Camila Aguilera como el paje.

En este Elenco 2, la dirección orquestal de Pedro Pablo Prudencio se sintió algo tensa en algunos pasajes, ya que el director debió enfocarse tanto en los ajustes entre la orquesta en el foso y los cantantes en el escenario, (entendibles en el contexto de un estreno); como en la producción de un sonido potente.

Destacada participación del Coro

El Coro del Municipal ofreció, una vez más, una cátedra de canto.

En "Rigoletto", Verdi incluyó sólo voces masculinas en un número y destaco dos grandes momentos de su labor: El "Zitti zitti, moviamo a vendetta" (Callados, callados; venguémonos), en el que los cortesanos se preparan para el rapto de Gilda, en precisa comunión con la orquesta; y La Tempestad, vocalización fuera de escena e intenso fragmento musical que describe a la perfección la tormenta de viento y lluvia que a su vez resuena en la que se desata frente al público.

En estos dos momentos se pudo apreciar la calidad técnica del conjunto dirigido por Jorge Klastornick y Alejandro Reyes, capaz de entregar intensa sonoridad y también delicadas modulaciones. 

 La puesta en escena

La puesta en escena que comanda Christine Hucke en colaboración con Rebekka Dornhege Reyes (escenografía), Constanza Meza-Lopehandía (vestuario) y Ricardo Castro (iluminación) tiene buenas intuiciones y ofrece imágenes y momentos muy impactantes (como lo es el asesinato de Gilda).

RIGOLETTO, de Verdi, en el Teatro Municipal de Santiago Dirección escénica de Christine Hucke.

Sin embargo, hay algunas ideas que se expresan con un trazo que subraya lo que ya es evidente.

Un aspecto muy atractivo de esta propuesta escénica, a mi juicio, se encuentra en su concepto del mundo del Duque de Mantua como un “club de caballeros” o cabaret de lujo, en el que no hay figuras femeninas reconocibles (con la excepción de la condesa Ceprano en su breve intervención inicial).

En este contexto, las mujeres son maniquíes sin rostro, cosificados y dispuestos para la exhibición, uso y consumo despreocupado de los varones que rigen este universo patriarcal. 

Esta puesta en escena de "Rigoletto" resulta un trabajo valioso que nos permite reflexionar y resignificar la obra maestra verdiana.

Funciones hasta el sábado 26 de agosto de 2023 en el Teatro Municipal de Santiago.

"Rigoleto", ópera en tres actos de Giuseppe Verdi. Elenco 2. Dirección musical: Pedro-Pablo Prudencio
Dirección de escena: Christine Hucke. Escenografía: Rebekka Dornhege Reyes. Vestuario: Constanza Meza-Lopehandía. Iluminación: Ricardo Castro.

Orquesta Filarmónica de Santiago y Coro del Teatro Municipal de Santiago.

Entradas entre $6.000 y $111.000.

Duración aproximada de la ópera:  2 horas 30 minutos, con un intermedio de 20 minutos. 

Entradas a la venta y más información en www.municipal.cl